Recordando el pregón de Tony Caballero en las Fiestas de la Virgen de 2014

La Plaza Grande de Guía acogió el viernes 2 de agosto de 2014 la Lectura del Pregón anunciador de las Fiestas de La Virgen, que estuvo a cargo de Tony Caballero.

El pregonero dedicó el pregón a la Virgen, a su familia y a todo el pueblo de Guía, y anunció que iba  a ser un ejercicio autobiográfico con algo de nostalgia.

Así, recordó su infancia en la calle El Clavel, “una calle llena de olores y música, una calle, que era una casa grande, pues todos tenían siempre las puertas abiertas”.

También recordó las antiguas fiestas de Carnaval, destacando que “el toque de atención de que ya venían las fiestas de carnavales, lo daban Augusto Álamo el de los quesos y Pepito el de la imprenta, que colgaban en las puertas de sus negocios las máscaras y antifaces para su venta”.

Tony Caballero realizó una mención especial a las fiestas mayores del municipio recordando que “todos vivíamos en Guía con enorme ilusión la llegada de las fiestas de agosto, porque, ante todo significaba que ya empezaba a estar la Virgen de Guía, más cerca de nosotros, y acudíamos a la iglesia a verla bajar del camarín, y a oír historias de su vida y de sus milagros, que nos contaban los mayores”.

También señaló que” la fiesta sin los papahuevos no era fiesta, los niños horas antes de la salida ya hacíamos cola en el Teatro Viejo, y en fila india aguardábamos la llegada de Ferreira, para desgañitarnos pidiéndole que nos dejara llevar uno de los cerditos. Para luego comenzar el desfile de gigantes y cabezudos por las calles de la ciudad, al son de las charangas”.

El pregonero habló sobre la cabalgata de carrozas, recordando que la “ noche de las carrozas era una noche mágica en Guía, se vivía con muchísima expectación, y sin duda era el número de animación más esperado, porque se convertía en una noche de fantasía y de glamur, de música y espectáculo, y por supuesto de crítica buena y crítica mala”…

Tony Caballero compartió con el público asistente sus vivencias en La Plaza Grande señalando que  “fue zona de tertulias y conversación, cuantas veces llegabas aquí, y estaban todos los bancos ocupados. Además fue zona de refugio y esparcimiento para los estudiantes del instituto que venían caminando hasta aquí, para quitarse el sofoco de tanto libro y tanta clase”.

El pregonero terminó su intervención invitando a los vecinos a participar y disfrutar de los actos de la fiesta.

Tony, en su hábitat natural. Por Antonio Aguiar

SEGUIR LEYENDO

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies