Vivencias de nuestra gente n° 62: el invento de unas nuevas serenatas

*Por José Juan Jorge Vega //*
En los años de mi juventud se estilaba darles serenatas a las novias, e incluso a alguna chica que te gustara. Lo normal era que te hicieras con un guitarrista, si podías con una bandurria o un laúd y un cantante. La música preferida eran los boleros que habían popularizado el famoso trío Los Panchos.
Yo recuerdo darle a mi novia algunas serenatas acompañado de una guitarra y un cantante. Se hacía de la siguiente manera: Llegábamos en absoluto silencio con los instrumentos afinados, y a una señal se arrancaba. Se solía cantar uno o dos temas como máximo y con el mismo silencio que llegábamos nos íbamos. Tenía que ser una cosa bien hecha, con mucho respeto. La música sonaba genial en el silencio de la media noche o madrugada.
Esta vivencia que paso a contarles ocurrió en el año 1964. Eramos cuatro amigos de Guía que teníamos por novias a cuatro amigas de Gáldar, con las que unos años más tarde nos casaríamos.
Los cuatro amigos acostumbrábamos a reunirnos los sábados por la noche para tomar unas copas, comer algo y charlar. A veces íbamos a la Montaña de Gáldar al “bar Casa Palomares” que siempre tenían un pescado fresco riquísimo; otras a la Atalaya al bar “Casa Pablo”, con su carne de cabra exquisita; y algunas veces íbamos a mi casa, donde yo mataba un conejo que con unas papas fritas quedaba también muy bueno. En este caso la bebida la llevábamos nosotros: una botella de ron Bacardí y unas Coca Colas.
Pues bien, uno de esos sábados estábamos en La Atalaya en el bar “Casa Pablo”, Jorge Padrón, Pepe Bautista y yo. No recuerdo el motivo pero el cuarto amigo, Efrén Armas, no estaba esa noche. Mientras charlábamos, bebíamos y comíamos, no recuerdo a quien de los tres se le ocurrió la idea de darles una serenata a nuestras novias. Claro que el problema era localizar a un músico y a un cantante a esa hora, pues a todas estas eran ya más de las once de la noche. Ya nos estábamos desinflando cuando se le ocurrió a Jorge la genial idea de dar las serenatas con un tocadiscos de pilas que tenía su hermana. Todos celebramos la ocurrencia y tiramos para Guía en las motos en busca del aparato. Elegimos dos discos de boleros y nos fuimos en dirección a Gáldar.
Empezamos por la novia de Pepe, que era la que más lejos vivía; después le toco a mi novia y todo perfecto. Llegábamos y nos íbamos en completo silencio y la música, en el silencio de la noche, sonaba que era una maravilla. Cuando llegamos a la casa de la novia de Jorge pusimos el tocadiscos en marcha y al principio iba muy bien pero a mitad de la primera canción empezaron a fallar las pilas y claro la voz de Los Panchos salía totalmente distorsionada. Ya el disco se quería parar cuando Jorge empieza a darle vueltas con el dedo tratando de alcanzar las revoluciones que llevaba el disco. Aquello fue peor y por mucho que lo intentamos no pudimos evitar las risas. Nos fuimos rápidamente porque aquello podía dar lugar a que el padre de la novia saliera y se armara una buena.
Al día siguiente Domingo, cuando, como era costumbre, nos vimos en una cafetería que estaba por los alrededores de la plaza de Gáldar, comentamos la serenata y claro les explicamos lo que nos había pasado con las dichosas pilas. A todas les había gustado menos, naturalmente, a la novia de Jorge que nos dijo que tuvo que agarrar a sus padres porque querían salir los dos a insultarnos, porque, decían, que aquello era un insulto a su hija.
Esa misma noche antes de acompañar a nuestras novias a sus casas, fuimos a la casa de la novia de Jorge y les pedimos disculpas a sus padres explicándoles lo que nos pasó. Ellos lo entendieron y nuestra amistad quedo intacta.
Y así acabó esta experiencia de una nueva forma de dar serenatas, pero eso sí, en la próxima que no se nos olvide llevar un juego de pilas de repuesto.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies