Vivencias de nuestra gente n° 48: Santiaguito el bodeguero reclama una deuda

Por José Juan Jorge Vega //

En la tienda-bodega de Santiaguito el bodeguero también se vendía todo tipo de género para la alimentación y para la limpieza, por lo que semanalmente acudían a comprar numerosas amas de casa. También había un reservado en donde se despachaban bebidas a los hombres. Recuerdo que siempre tenía de tapas, aparte del queso de flor y de cuajo de los altos de Guía, una carne mechada que a todos gustaba.

En la época de los años 50/60 del pasado siglo era costumbre en todas las tiendas vender a crédito. El control se llevaba en dos libretas, una era de la tienda y otra del cliente, y se anotaban detalladamente tanto la compra como las entregas a cuenta o el pago total. Generalmente la cliente pagaba lo llevado la semana anterior y se llevaba a crédito lo que necesitara durante la presente semana. Alguna vez había alguien que se atrasaba algo por algún gasto imprevisto, pero al cabo de unas semanas regularizaba la cuenta.

En esa época casi todos los trabajadores cobraban semanalmente, por ello las amas de casa compraban y pagaban todas las semanas. Los únicos que cobraban mensualmente eran los funcionarios que trabajaban en centros oficiales, como el Juzgado o el Ayuntamiento, y aquellos que trabajaban en las oficinas de empresas privadas.

Pero está claro que la venta a crédito conlleva un riesgo y siempre suele aparecer alguien que se aprovecha de ello. Así que, un día le llega a Santiaguito una nueva clienta que le hace una buena compra y le paga en efectivo. A la siguiente semana vuelve y de nuevo hace otra abundante compra que igualmente paga en efectivo. Y así hizo tres o cuatro compras, hasta que un día le pide crédito con el mismo sistema de pago que las demás mujeres. Santiaguito se lo autoriza pues no tiene ningún motivo para dudar de la honradez de esta mujer. Y así iba funcionando la señora sin ningún tipo de problema. Un día hace una compra muy grande y paga la de la semana anterior, pero la semana siguiente no entregó ninguna cantidad a cuenta de la compra grande; pasa otra semana y tampoco le entrega nada alegando que ha tenido que hacer un pago imprevisto, pero que no se preocupe que pronto saldara la deuda, decía. Pasan dos semanas más y la señora no entrega un duro. Santiaguito está viendo la cosa complicada pero no quiere cortarle todo el crédito porque si lo hace se larga y ya no vuelve más, con lo que no tendría posibilidad ninguna de cobrarle. Tampoco se atreve a exigirle el pago de la deuda de manera imperiosa porque sucedería lo mismo.

Ya estaba verdaderamente preocupado pues la deuda iba en aumento semana tras semana, pues siempre le decía que la semana siguiente daba una buena cantidad a cuenta, pero nunca llegaba a darla.

Así hasta que un día que estaba la tienda llena y la señora en cuestión estaba esperando su turno, se le ocurre reclamarle la deuda cantando en voz alta, mientras iba despachando, un viejo bolero que dice así: “Es una deuda que tienes que pagar………”.

La morosa lo cogió por el aire y sin inmutarse, pues el sablazo estaba perfectamente estudiado, va y le contesta también con otro viejo bolero: “Espérame en el cielo………”. Y con la misma salió de la tienda y nunca más la volvió a ver.

Parece de coñas pero según me contó su hijo Chago fue totalmente cierto. Ni que decir tiene que la noticia se extendió por todo el pueblo en cuestión de horas. Motivo por el cual, a esta señora se le cerraron todas las puertas del pueblo. En Guía no volvería a engañar a nadie más.
=================

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies