La compañía del agua Aqualia maltrata a los guienses

Un vecino de esta localidad nos ha contado a Ciudaddeguia.com lo que le ha ocurrido con la compañía que gestiona en régimen de monopolio el suministro de agua en la ciudad.

Hace unos meses recibe un recibo de agua de más de 1.200 euros. La factura la recibió el 31 de agosto, pero el consumo se refería al periodo 2 de junio al 3 de agosto.

Es evidente que tal cantidad de euros requiere un consumo de agua absolutamente anormal en una casa particular, pero nadie de la compañía se dignó a avisar al ciudadano afectado, que no se enteró de la avería en su casa hasta el 31 de agosto, es decir un mes después del último periodo de facturación, con lo que aún debía afrontar otro mes de consumo excesivo.

Y así ocurrió. El 30 de octubre recibió la factura del siguiente periodo por la cantidad de más de 700 euros.

Estamos hablando de una cifra aproximada de 2.000 euros en consumo de agua en cuatro meses. Un disparate.

Pues bien, tan pronto recibió  este ciudadano la factura de 1.200 se dirigió a Aqualia para quejarse de la falta de aviso y para pedir, lógicamente, un aplazamiento, advirtiendo que, detrás de la factura de más de 1.200 euros, vendría otra de más de la mitad, como así ocurrió.

¿Y qué le contestaron en AQUALIA?

Que lo sentían mucho, pero que solo le conceden cuatro meses de aplazamiento.

Ni con la intermediación del Alcalde de la ciudad, Pedro Rodríguez, que entendió perfectamente el problema del ciudadano, se dignó AQUALIA a ampliar el periodo de aplazamiento.

¿Pero en qué mundo viven los dirigentes de AQUALIA? ¿Realmente creen que un ciudadano medio puede afrontar en cuatro meses un golpe de esa cuantía de gasto imprevisto?

Pero ahí no quedó la cosa. El ciudadano, al toparse con ese muro llamado AQUALIA, se dirige a su banco, BANKIA, que sí que entiende su situación y le facilita un aplazamiento vía tarjeta de crédito. Tras darle las gracias a BANKIA, el ciudadano se dirige a AQUALIA para pagar la primera factura con la tarjeta de crédito y en la empresa del agua le dicen que ello no es posible, que no tienen habilitado el dispositivo de pago para ello.

Al tratarse de una empresa con implantación en otros municipios, el ciudadano en cuestión pidió poder pagarlo con tarjeta en otra sede de la empresa, o en su central, y le contestaron que ello no es posible, que tiene que abonarlo en la oficina de Guía.

O sea, que en una empresa del tamaño de AQUALIA los abonados que no domicilien los recibos en el banco, han de pagarlos en efectivo metálico. Alucinante.

Angustiado por la situación, el ciudadano tuvo que volver a BANKIA, que le ofreció otra alternativa de crédito y pagó las dos facturas al contado a AQUALIA.

No es este el único caso que se ha dado de consumos excesivos por averías con la misma respuesta de AQUALIA, pero sí que es uno paradigmático de cómo funciona esta empresa en Guía.

Lo dicho, el trato de AQUALIA a los guienses es de pena.

HAGA CLICK AQUÍ PARA VER LAS DOS FACTURAS

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies