En busca del tiempo perdido

Amado Moreno  //

Vale rescatar hoy el título de la obra cumbre de Marcel Proust como el más ajustado para definir la reacción esta semana de la clase política insular y local, además de la Diócesis de Canarias a través de su vicario general, al comunicar la voluntad de recuperar en Guía, tras décadas de deplorable abandono, el singular edificio María Auxiliadora, inaugurado por los Salesianos en el año 1955 gracias a la generosidad de Eusebia Armas Almeida, que mostró siempre un afecto especial por las familias más desfavorecidas del municipio norteño y la educación  de sus hijos.

Han sido décadas de tiempo perdido y desidia institucional, después de la marcha forzada de la congregación religiosa en los comienzos de los años 70, y que ahora se intentan superar  evaluando la posibilidad de adaptarlo al uso sociosanitario.

Cabildo de Gran Canaria, Obispado (titular del inmueble), ayuntamientos de Guía (arrendatario de las instalaciones) y Gáldar, gobernados estos dos por Nueva Canarias, al igual que la Corporación Insular, han protagonizado el lunes una puesta en escena sobrada de sagacidad política para dar a conocer urbi et orbi el comienzo de una nueva etapa respecto al futuro del antiguo Colegio Salesiano.

Es obvio que el aludido pronunciamiento  político conjunto con la Iglesia se produce inducido por la creación de una Plataforma Ciudadana que enarbola en los últimos meses la bandera reivindicativa del destino sociosanitario del centro, y cuenta ya con destacados apoyos. Los más recientes en adherirse a la causa han sido los exconsejeros de Sanidad regionales últimos, Fernando Bañolas, Brígida Mendoza y Jesús Morera, originarios los tres del municipio norteño. También lo acaba de hacer el Club de Leones galdense.

La misma Plataforma, que aspira a concitar el máximo respaldo ciudadano y la movilización con ánimo integrador y comarcal añadiendo Moya y Agaete, además de Gáldar, sustenta su planteamiento en cifras contundentes sobre la prioridad y urgencia social de otra residencia para mayores, por el rápido envejecimiento de la población. El médico Juan Antonio García Pastor y el ingeniero y profesor Augusto Álamo, miembros del mismo círculo ciudadano, están a punto de culminar un estudio pormenorizado de la situación, que avala con rotundidad la exigencia de una respuesta sin demora al déficit de plazas sociosanitarias en la zona.

Constatan que más de 1.050 personas reciben en este momento atención social domiciliaria en los cuatro municipios citados de la zona. Otro dato: 9.192 de las 51.645personas censadas en la comarca tienen una edad que oscila entre los 65 y 99 años, o sea, un 17,80 por ciento del total de la población. En la actualidad sólo se cuenta con poco más de 90 plazas alojativas sociosanitarias de carácter público en la misma demarcación. Se estima que el edificio de los Salesianos podría cobijar un centenar de plazas y propiciar 50 puestos de trabajo solo directos, si el informe técnico del Cabildo confirma la viabilidad de su rehabilitación para el nuevo uso que se baraja.

El anuncio del compromiso cabildicio por parte de su presidente Antonio Morales,  con la presencia de Pedro Rodríguez y Teodoro Sosa, alcaldes respectivamente de Guía y Gáldar, en presencia de Hipólito Cabrera, vicario general de la Diócesis, para procurar la futura residencia sociosanitaria del Noroeste en el viejo colegio de los Salesianos, se registraba curiosamente y no por azar, 48 horas antes del pleno que hoy celebra el ayuntamiento guiense, con la inclusión de este asunto en el orden del día.

Bienvenido sea el anuncio y el compromiso expresado del Cabildo grancanario, siempre y cuando no se quede en maniobra de distracción o fuego de artificio. Esto sería un error monumental. El verdadero rédito político y social se obtiene con hechos y no con brindis al sol que han llevado al desánimo de gran parte de la población con otras experiencias. No obstante, la trayectoria de Antonio Morales como eficiente político municipalista bien merece un voto de confianza inicialmente. Su decisión e impulso es clave para el éxito de la iniciativa.

Hacer un seguimiento y denunciar la pereza o inhibición gubernamental, si las hubiere en este caso,  corresponderá a partir de ahora  en primer lugar a la oposición en las instituciones, la otra parte representativa de la voluntad popular. En menor medida, pero necesaria al fin y al cabo como se está demostrando,  a la Plataforma Ciudadana, emprendedora de una lucha vecinal digna del mejor desenlace.

 

Nota.- Publicado el diario La Provincia el 15 de marzo de 2017.
DESCARGAR EJEMPLAR DE LA PROVINCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies