Guía de Gran Canaria y la marina

Juan Dávila  //

Guía ha tenido siempre la virtud de ofrecer al mercado laboral excelentes profesionales, especializados en diferentes materias, propiciado por haber dispuesto desde siempre, de excelentes centros de enseñanza, privados y oficiales, que le dieron a nuestros jóvenes una excelsa preparación pos academica, que hizo posible realizaran los estudios superiores y de grado medio que muchos de ellos llevaron a cabo con éxito, convirtiéndose en unos extraordinarios profesionales, en cuantas especialidades ejercieron durante su vida.

En un principio, la ya citada por el que suscribe en otros artículos, cuyo director y único profesor, era don Fernando Cambres García, un extraordinario Radiotelegrafista, que durante algún tiempo ejerció como tal en la Costera Radiotelegráfica de Las Palmas, -EAL-, junto con don Tomas del Real y don Francisco Torres, cuyo trabajo se vio obligado a dejar, siendo muy joven aquejado de un problema de salud que le impedía moverse con libertad. Llego a Guía junto con su esposa, doña Francisca Jiménez, sus padres y hermanos. Su padre don Emilio venia a nuestro pueblo destinado como Jefe de Telégrafos.

Don Fernando, era todo un ilustrado en las más variadas asignaturas, tanto humanísticas como técnicas, lo que le llevaba a impartir sus clases con excelente maestría, que redundaba en beneficio de sus numerosos alumnos, que adquirían una preparación de extraordinarios contenidos, convirtiéndolos en aspirantes a los estudios de las carreras más complejas.

Sus alumnos realizaban sus exámenes finales, en el Instituto Pérez Galdós, Escuela Industrial, Comercio, Normal de Magisterio de Las Palmas, sí como también en las Escuelas de Náutica, en Santa Cruz de Tenerife, Peritos Aparejadores, Agrícola, y en la Universidad de La Laguna.

La oficina de Telégrafos estaba situada en la calle, Medico Estévez, en la planta baja de una casa antigua, donde habitan en la actualidad la familia González Miranda.

En aquellos años, salieron de su Academia una serie de jóvenes guíenses, que se titularon en diferentes materias, y fueron considerados como unos insignes profesionales.

Médicos, arquitectos, profesores, ingenieros, militares, marinos mercantes, etcétera. Este trabajo lo voy a dedicar a la relación que Guía tuvo con la Marina Mercante, donde muchos jóvenes guíenses, se implicaron en esta profesión desarrollando una gran labor, en sus diferentes especialidades de; puente, radio y maquinas.

El matrimonio Cambres-Jiménez, se instaló en la casa, en la que posteriormente, han habitado, don Ramón Ayala –que tuvo allí instalado un pequeño comercio de tejidos- y su esposa doña Carmen Aguiar, la familia Aguiar-Guerra habitándola actualmente, María del Carmen y Teresita, doña Hilda Castellanos y su hijo Paco y Manolo fallecido.

En esa vivienda nacieron los tres hijos del matrimonio Cambres; Fernando, Antonio (fallecido recientemente, en Galdár) y Minerva.

Citar a estos excelsos navegantes es para mí todo un honor, ya que algunos eran de mi época.

Don José Estévez, que durante muchos navego en la recién creada Compañía Transmediterranea, como segundo y primer oficial, y y más tarde como capitán.

Don Manuel García Alemán, conocido por Manolo “el piloto”, padre del periodista José Luis García Jiménez. Sus primeras singladuras las hizo en barcos de Vela, a continuación trabajo como oficial al mando de una serie de barcos de madera, que se dedicaban al transporte de mercancías, entre las islas y África occidental. Por motivos políticos fue inhabilitado, muchos años después fue exonerado y volvió a navegar en barcos pesqueros.

Don Nicanor Artiles, hijo de un matrimonio de maestros que vinieron destinados a Guía. Estudio náutica, e hizo las practicas en una polacra corbeta, especialmente navegando por el Atlántico. Recuerdo que entre sus hermanos, destacaron dos exitosos intelectuales, don Pablo, sacerdote e insigne profesor y Matías excelente enseñante y conferenciante, que estuvo con mi padre de monaguillo.

Don Juan Guerra Alemán, hermano de doña Dulce María, don Fernando y don Cayetano, profesora de piano, farmacéutico y medico, respectivamente. Navego siempre como segundo y primer oficial en los correíllos interinsulares, que eran de pequeño tonelaje y de corta eslora. Termino su singladura en el Ciudad de Alcira.

Don José Eugenio Guerra Molina, hizo el bachillerato en el colegio Santa María de Guía, navego de primer oficial y de Capitán, en destacados buques, siendo bastante joven dejo la marina mercante dedicándose a sus negocios.

Don Jesús Mendoza Bolaños, estudio conmigo el bachillerato en el Colegio Santa María de Guía, curso estudios de Náutica en Tenerife e ingreso en la Compañía petrolífera CEPSA, navego como segundo y primer oficial en diferentes petroleros de esta compañía. Le cupo el honor siendo ya capitán de traer desde los astilleros, hasta Santa Cruz, al que se convertiría en el buque insignia de la citada compañía, llamado, SS. Talavera. Se jubilo como Inspector Jefe de la Flota de CEPSA. Falleció relativamente joven, siempre fue un excelente amigo.

Don Juan Pérez, estudio el bachiller en el Instituto de Guía, nacido en Llanos de Parra, hijo de Angelito, encargado de las fincas de don Federico Pérez en aquella zona. Navego como Capitán en diferentes barcos de gran tonelaje, especialmente en el Pacifico. Enfermo se retito joven hoy vive en Galdár.

Citar también a don Raúl Santana, aunque este fue marino de guerra, nació en Anzo, quiso hacer Radiotelegrafía en la Escuela de Especialistas de la Armada, algo que no le fue posible, carecía de buen oído para recibir el alfabeto Morse. Se especializo en Maniobras, alcanzando la graduación Mayor de Primera, equivalente a Alférez de Navío. Hoy reside en Galdár

Don Santiago Bañolas Reina, padre del ex alcalde Fernando Bañolas, estudio también en el colegio Santa María de Guía él bachillerato. Curso estudios de Radiotelegrafía, en la Escuela Oficial de Telecomunicación, ubicada en la madrileña calle Conde de Peñalver, 19. Navego en los barcos, Cabo Sacratif y Castillo Aulencia, a lo largo de la costa occidental de Africa, llegando hasta la Ciudad del Cabo, en la Republica Sudafricana. Ya en tierra, trabajo en Transradio Española, Empresa Nacional de Telecomuncación (ENTEL) y en la Compañía Telefónica Nacional de España, en la Costera Radiotelefónica en el Caracol, en la carretera que va del aeropuerto a Telde.

Esto es una semblanza de unos vecinos de Guía, que alcanzaron dentro de esta profesión, una enorme relevancia, y que indudablemente forma parte de la impresionante historia de nuestro pueblo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies