El edificio de Los Salesianos: un arrendamiento controvertido

Néstor Álamo denucolegio-salesianos-la-provincianció el intento de despersonalizar y dejar sin plumas a la Fundación Eusebia de Armas Almeida


Amado Moreno // La Provincia 

El contrato de arrendamiento del Colegio María Auxiliadora por parte del Obispado al ayuntamiento de Guía por el que éste se comprometía a abonar anualmente 300.00 pesetas de entonces por el uso de las instalaciones, ha estado envuelto en la polémica desde su aprobación en diciembre de 1971, y entrada en vigor en enero del año siguiente. La controversia, con rechazo y participación ciudadana, se reflejó por medio de artículos de algunas destacadas plumas en cabeceras como LA PROVINCIA y el rotativo de tarde de la época, “Diario de Las Palmas”. La mayoría ponía de manifiesto el incumplimiento de la voluntad de doña Eusebia de Armas Almeida y la sospecha de una actuación irregular en el arrendamiento por ambas partes suscriptoras.

La punta de lanza de esta denuncia fue Manuel Hernández Rodríguez, concejal del ayuntamiento norteño y procurador de los Tribunales. Otros firmantes notables sobre el asunto que ofrece la hemeroteca de los últimos meses de 1971 y enero de 1972 fueron Néstor Álamo, cronista de Gran Canaria (originario de Guía), el periodista Ángel Tristán Pimienta (hoy presidente del Consejo Social de la ULPGC) , el concejal Luis Fernando Estévez Guerra y el profesor Miguel Gordillo, entre otros. A continuación algunas de sus reflexiones en “La Provincia” y “Diario de Las Palmas” sobre el hecho aludido y la polémica generada.

Néstor Álamo

“Lo de tres patas para un banco paremiológico hubiese encajado aquí a lo perfecto. Por los aires de la Isla navega otra pata en busca de ajuste: la de esa aireada -y hasta airada- Fundación Eusebia de Armas Almeida, de reverencial memorial: ¡pobre doña Eusebia!… En atento aparte digamos que a esta Fundación que pudiéramos denominar, como a otras, la de ‘los tristes destinos’, intentan despersonalizarla, o dejarla hasta sin plumas, que es lo mismo. Y ya está bien. En Gran Canaria, los bailarines de flamenco, como los toros, jamás han estado en su sitio. No se va a pedir aquí al Ayuntamiento (capitalino) de Las Palmas que se haga solidario de la actitud que estremece con razones a esa entrañable, pero anublada localidad del Norte. Aunque no caería en el exceso que ésta, y en su defensa, buscase la solidaridad de todos los pueblos de la Isla; quiero decir, algo parecido a una aparente guerra santa. Que se convierte en urgencia”.

“Tampoco vamos a implorar del Consejo de nuestra ‘caput’ insularia otro busto -agrega-, ni tan siquiera una lápida para doña Eusebia, a quien conocimos y a la que, por lo que se lee, merece algo más que una recordación de pueblo. El busto a la reverenda dama -concluye el cronista insular- es cosa que corresponde a quienes de cualquiera de las formas se han alzado con su herencia, que no era exactamente lenteja de chinita. Ustedes me entienden.”

Ángel Tristán Pimienta

“Lo del Colegio María Auxiliadora es el mayor enfrentamiento interpretativo de los últimos años en Canarias entre la administración eclesial y el pueblo llano. Lo que se discute en el fondo, más que una pura interpretación de un documento es una cuetsión bien simple. ¿Se respeta el espíritu de la testadora? El día de Los Inocentes publicó este periódico (La Provincia) unas puntualizaciones sobre el tema firmadas por los administradores Antonio Limiñana López y Juan Ramírez Valido. Pero las puntualizaciones, por lo visto, no han calmado las polémicas, ni han apagado la sed de luz y taquígrafos. No sería mala idea que los administradores eclesiásticos, a mayor nivel, accedieran a un cambio de impresiones directo con el pueblo que ellos administran”. Finalizaba este apunte recordando un problema de otra naturaleza surgido con el Obispado por otra herencia, la de doña María Jesús Melián Alvarado, en Agüimes.

Manuel Hernández Rodríguez

“Totalmente contradictorios -afirma en alusión a los puntos dados a conocer tras el encuentro de una Comisión Ciudadana de Guía con el obispo Infantes Florido-. Se habla solo de propósitos, olvidándose que son cosas concretas las cinco fanegadas y media de plataneras de la Fundación, junto al Colegio María Auxiliadora, y otra porción donde llaman el Naranjo, las seis piezas y media de agua del Heredamiento de El Palmital y las 42 acciones o participaciones (de las antiguas 14) en la Comunidad de Regantes del Norte de Gran Canaria. También, cómo no, son cosas concretas los beneficios, amén de los alquileres donde está la Notaría de Guía y un establecimiento, las joyas y mobiliario.(…) Nadie le pide al Obispado que tome a su cargo obligaciones del Estado o del municipio, pero sí que se cumpla la voluntad de una testadora”, que a su juicio no se ha respetado, según especifica en otro párrafo.

Luis Fernando Estévez Guerra

“¿Qué responsabilidad exigir a unos administradores que destinan lo administrado a fines muy distintos de los determinados? (…) No sólo se quiere dar (al Colegio María Auxiliadora) otro destino totalmente diferente y del que no van a disfrutar los guienses y con ellos la Zona toda, sino al contrario, obtener unos beneficios de unos bienes que nos pertenecen; su disfrute precisamente a costa de nosotros mismos, porque el ayuntamiento, señores míos, somos nosotros y esas 300.000 pesetas (en concepto de alquiler), amén de otras partidas que ha convenido pagar el municipio, salen de nuestros bolsillos. Paradójico e inaudito, pero cierto”. Reitera por último un incumplimiento de lo fijado por la testadora y, en consecuencia, llama a la ciudadanía guiense a movilizarse como Fuenteovejuna: “Con un pueblo unido habrá que contar, y aquí no cabe lo de con el Clero hemos topado. Vivimos otros tiempos”.

Miguel Gordillo

“El contrato de alquiler dice que si por cualquier causa el ayuntamiento no cumple con las obligaciones pactadas el contrato quedaría sin valor, ni efecto legal alguno, entrando inmediatamente el Obispado en posesión del edificio y del mobiliario”. Pregunta seguidamente de qué mobiliario, pues “todos los bienes muebles que hay en ese momento en el colegio son de propiedad municipal. (…) El material que poseían los Salesianos está almacenado en el seminario de la Diócesis. ¡Ni ésto supieron respetar!” Finaliza el artículo con otras interrogantes: “¿Se está llevando a cabo la voluntad de la señora (Eusebia de Armas Almeida)? ¿Se está cumpliendo el espíritu de pobreza del Vaticano II? ¿Se está actuando con espíritu de Iglesia?”


EL ARCO POLÍTICO EXIGE OTRO ENFOQUE PARA EL ANTIGUO COLEGIO SALESIANO

  • 1. ¿Cree que la realidad actual del Colegio María Auxiliadora cumple hoy con la voluntad de su destacada benefactora guiense?
  • 2. ¿A quién responsabiliza del deterioro imparable del edificio?
  • 3. ¿Qué apuesta de futuro sugiere que no contradiga el deseo expresado en su testamento por la fundadora?
Manuel García
Manuel García
“Urge buscar alternativas para el uso social”
PSOE: 
1.- Es más que evidente que la realidad sobre el uso del edificio del antiguo colegio de Los Salesianos en Guía no está cumpliendo con la voluntad de su benefactora doña Eusebia de Armas, que era dar respuesta a las carencias educativas de los más desfavorecidos, en una época donde el acceso a la educación estaba restringido a unos pocos. Afortunadamente vivimos en otros tiempos, donde las instituciones públicas garantizan que la educación obligatoria no es un privilegio sino un derecho.
2.- 
Ello no es excusa para que el Obispado de Canarias y la Fundación encargada de administrar sus bienes no velen y exijan un uso social de dicho edificio, más acorde con la voluntad de doña Eusebia: beneficiar a los más desfavorecidos. Tampoco eximimos al Ayuntamiento de Guía, que actualmente lo regenta, por hacer una utilización del mismo que nada tiene que ver con los fines expuestos, dejando que su deterioro sea cada vez más patente e irreversible. 
3.- Urge aunar esfuerzos entre los responsables, el Obispado y la Fundación, para buscar alternativas sobre un uso social del edificio, y cumplir la voluntad de una vecina de Guía cuya generosidad con los desfavorecidos no se está respetando.
TEXTO EN BLANCO PARA SEPARAR
Antonio Vera
Antonio Vera
“Propongo que se destine a formación de discapacitados”
Partido Popular: 
1.-Evidentemente no. Aunque en algunas de sus instalaciones la Asociación Adisnor realiza una labor de enseñanza o aprendizaje a personas con discapacidad intelectual, con espléndidos resultados, no parece que su utilización como talleres municipales, unido a otros usos, cumpla con la finalidad social y educativa que doña Eusebia de Armas Almeida pretendió darle al inmueble.
2.- Personalmente no creo que sea ya una cuestión de responsabilidades que, sin duda, serán compartidas por algunos. Considero mucho más relevante la acción promovida para recuperar su uso para Santa María de Guía, pero también para la Comarca Norte.
3.- Siendo respetuosos con la última voluntad de la testadora y atendiendo a esa premisa que contiene su testamento, propongo que se destine a centro insular de formación para discapacitados intelectuales, en el que se compaginara la preparación para integrarlos en la sociedad con la de favorecer el respiro familiar. Podría ser esta alguna de las ideas en las que trabajar. No obstante, tampoco se debería descartar la compatibilidad como un inmueble más puesto al servicio de nuestra Ciudad Universitaria.
TEXTO EN BLANCO PARA SEPARAR
Manuel J. Melián
Manuel J. Melián
“El estado del inmueble es inadmisible”

Grupo Mixto: 

1.- Basta mirar desde fuera, inclusive desde lejos, la situación de abandono que presenta este edificio emblemático para responder, con contundencia, que para nada se cumple con la voluntad manifestada en el testamento. Esta visión negativa se agrava si entramos en sus instalaciones.
2.- Los responsables del estado de un inmueble lo serán sus propietarios. Según esto y teniendo en cuenta que es heredera universal la Diócesis de Canarias de los bienes legados por doña Eusebia, será la misma Diócesis la responsable. Si, por el contrario, entendemos que su deseo fue que esta administrase su legado manteniendo la actividad establecida por la Fundación Benéfica creada al efecto, la responsabilidad pudiera ser compartida con la misma sociedad, beneficiaria última de su voluntad.
3.- Habrá de hacerse una lectura amable y amplia de su testamento, entendiendo con ello que el fin último era beneficiar a los más desfavorecidos de la sociedad. Se viene solicitando un centro sociosanitario para la comarca que cubra la demanda creciente. La inciativa generaría, además, un buen número de empleos y dinamizaría nuestra maltrecha economía local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies