Muere la palmera de la casa de Doña Eusebia

Probablemente era el ejemplar de esta especie (Livistona chinensis) más alto y más viejo de Gran Canaria. La palma china de abanico crecía en el patio de la conocida Casa de Doña Eusebia, casona de Guía que actualmente gestiona la parroquia de Santa María de Guía y que se encuentra en la esquina de las calles Pérez Galdós y Canónigo Gordillo. Era un ejemplar tan monumental que el ayuntamiento lo tenía incluido dentro del inventario de árboles singulares que actualmente redacta. La palmera de la casa de Doña Eusebia tenía un tronco solitario que llegó a medir más de 12 metros de altura y unos 30 cm de diámetro con la base algo mas cinchada. Esta especie es de crecimiento muy lento, por lo que para alcanzar la altura que actualmente tiene, se le supone una edad de más de cien años.

Foto de la palmera el pasado mes de mayo, con las hojas secas. Síntoma de la intoxicación.
Foto de la palmera el pasado mes de mayo, con las hojas secas. Síntoma de la intoxicación.

Varios vecinos habían advertido ya de su aspecto enfermizo durante el mes de mayo. Los expertos consultados coinciden en que la palmera no ha muerto de forma natural. Consciente o insconscientemente, alguien tuvo que arrojar en la poceta donde crecía el ejemplar algún producto nocivo y mortal para el mismo. Este producto fue absorbido por las raíces del ejemplar y luego transportado a las hojas por la savia. Al alcanzar su raíz, los principios activos nocivos entraron en el ejemplar y causaron de forma rápida e inevitable su muerte, que se hizo visible al secarse rapida y drásticamente sus hojas. A pesar de los esfuerzos que se hicieron posteriormente por recuperarla (agua, abonos, estimulantes radiculares y foliares…), la palmera no pudo sobrevivir a su intoxicación y actualmente se le da por muerta . A todos, vecinos y expertos,  sorprende la muerte del ejemplar y más cuando gozaba de buena salud,  pues se podaba cada año y se retiraban las flores y semillas que pudiesen molestar a los usuarios de la Casa.

Con la muerte de este ejemplar, Guía pierde uno de sus más reseñados y monumentales ejemplares de palmeras que tenía y que merecían una consideración especial en su patrimonio cultural y natural: por su antiguedad, por su rareza y por su incuestionable elegancia.

La palmera, hace unas semanas. Prácticamente muerta.
La palmera, hace unas semanas. Prácticamente muerta.

 

La palmera, hoy, 24 de junio. Muerta.
La palmera, hoy, 24 de junio. Muerta.

 

A continuación, fotos del ejemplar hace apenas un año:

El verdor de sus hojas exhibía su buen estado de salud. Las podas regulares y la limpieza del ejemplar estilizaba su altiva figura.
El verdor de sus hojas exhibía su buen estado de salud

 

Sus más de doce metros de altura la convertían en una auténtico gigante dentro de su especie.
Sus más de doce metros de altura la convertían en una auténtico gigante dentro de su especie.

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies